Autor: Boris Diner*

 

Ahora, nuevamente me enfrento a otro tema que creo importante atender, por lo que cambio otra vez momentáneamente la línea de artículos que vengo trabajando ¿Sabe usted, estimado lector qué es un Zynbabwe? ¿O una “almohada” para los labios en la parte superior? Bien, aquí hay uno más fácil: ¿qué tal solo Zyn?

Si se está rascando la cabeza, no se sienta mal: casi ningún adulto con el que he hablado tiene idea tampoco (OJO, hablo adultos de mi edad – 71 años, o bien arriba de 50 años, pero me preocupa que los adultos de 25 a 45-50 años de edad, tampoco saben de esto). Esto a pesar de que la bolsa de nicotina Zyn es una joya de la corona de una empresa tabacalera multimillonaria.

El conglomerado tabacalero Philip Morris International (PMI) adquirió el fabricante de Zyn, Swedish Match en noviembre 2022 como parte de un impulso estratégico hacia los productos sin humo, una categoría que proyecta podría ayudar a generar unos ingresos esperados de 2.000 millones de dólares en
Estados Unidos en 2024. PMI también es una empresa que durante mucho tiempo ha negado comercializar productos
de tabaco a menores a pesar de décadas de investigaciones
que la acusan precisamente de eso. Solo un estudio de 2022 encontró que sus marcas se anuncian cerca de escuelas
y parques infantiles en todo el mundo.

Para empezar estimado lector, ¿ha oído hablar de las bolsas de nicotina? Yo tampoco. Pero cuando le pregunto a un alumno en la Universidad, de 22 años, si sabe qué es un Zynbabwe, recibo una respuesta sorprendida: “¿A poco usted sabe acerca de los Zyns?”

Es posible que en algún viaje a Estados Unidos (no se si en Mexico ya también se venden – no lo dudaría, pero no se en dónde) haya visto las pequeñas latas que contienen 15 pequeños rectángulos blancos que se parecen a los paquetes de desecantes con la etiqueta “No comer”. Los Zyns están llenos de nicotina y deben colocarse debajo del labio como si fueran tabaco. No es necesario escupir, por lo que las bolsas de nicotina son incluso menos visibles que al vapear. Los Zyns vienen en dos concentraciones en los Estados Unidos: tres y seis miligramos. Una sola bolsita de seis miligramos es una dosis tan alta que los usuarios nuevos de TikTok han dicho que les provocó vómitos o desmayos. Y aunque los Zyns se presentan como una alternativa más saludable y libre de humo a los cigarrillos, siguen siendo adictivos, según Robert Jackler, profesor emérito de la Facultad de Medicina de la Universidad de Stanford que ha estudiado el marketing de la industria de la nicotina. Y los dentistas ya informan haber visto lesiones en las encías en pacientes que usan estas bolsas en los Estados Unidos.

Entonces, ¿cómo aprenden los “chavos” acerca de estas bolsitas? Según unos alumnos de la licenciatura en la Universidad con los que tuve contacto recientemente me comentaron, que el año pasado fue cuando los videos de Zyn comenzaron a aparecer en sus cuentas de TikTok. Los videos se multiplicaron durante la primavera, cuando aparecieron casi a diario. “Nadie había oído hablar de Zyn hasta principios de 2023”, dijo. Ahora, “muchos estudiantes han oído hablar de Zyn y algunos ya han estado usando Zyn. Realmente ha despegado, al menos en nuestra comunidad, dijo”.

Como profesor universitario desde hace mucho tiempo, pensé que conocía bien los peligros de Internet. Pero ahora, me sorprendieron las enormes fuerzas que influyen en los adolescentes. Estas fuerzas operan en gran medida sin los obstáculos de un sistema regulatorio que parece estar siempre un paso por detrás cuando se trata de cómo los jóvenes pueden ser perjudicados y son perjudicados en las redes sociales.

Los padres deben saber que cuando los niños y los jóvenes se conectan a Internet, están entrando en un mundo de personas influyentes, muchos de los cuales esperan ganar dinero promocionando productos peligrosos. Es un mundo invisible para nosotros, porque cuando iniciamos sesión en nuestras redes sociales, no vemos lo que ellos ven. Gracias a los algoritmos y la orientación de los anuncios, yo veo los mejores videos y/o artículos sobre impermeabilizantes transparentes a base de poliuretano, para detener filtraciones subterráneas de agua en edificios (que es el negocio que ahora manejo con mi sobrino) o leo artículos sobre la situación mundial, particularmente en Israel, mientras que por lo que escuche y vi con mis alumnos, estos reciben reseñas de paquetes de Zyn, vaporizadores con sabores y mujeres hermosas que transmiten en vivo sus juegos de criptomonedas y lo instan a jugar también.

Los teléfonos inteligentes están llevando a nuestros hijos (en mi caso, en un futuro a mis nietos) a un mundo diferente. Lo sabemos, hasta cierto punto. Nos preocupamos de que los malos actores los intimiden, los atraigan o los adoctrinen en línea, todos ellos riesgos sobre los que los medios de comunicación han informado profundamente y que las escuelas y agencias públicas se están esforzando mucho en abordar. El gigante de las redes sociales Meta ha sido demandado por acusaciones de que el uso de sus plataformas está asociado con problemas que incluyen ansiedad y depresión infantil. Sin embargo, todo esto es, lamentablemente, sólo una parte de lo que hace que las redes sociales sean peligrosas.

Es opinión generalizada en el mundo de la publicidad que cuanto más jóvenes se enganchen los consumidores a una marca, más probabilidades habrá de que los tengan de por vida. Sin embargo, Internet ha cambiado la forma en que los menores y los adultos jóvenes aprenden sobre esos productos.

Quizás la mejor manera sea explicar cuán diferentes son las cosas en la era de las redes sociales de cuando los padres de hoy eran adolescentes. Tomen, por ejemplo, un Xennial que alcanzó la mayoría de edad con el grunge como género musical (Grupos como Nirvana, Pearl Jam · Alice in Chains) y Nickelodeon.

Dado que productos como Napster, AOL, RealNetworks y los primeros antepasados de las redes sociales representan el punto de partida de muchas iteraciones modernas, es importante reflexionar sobre la influencia que estos tienen en el estado actual de la gestión de productos.

Google no siempre estuvo presente y eso es extrañamente difícil de imaginar. Antes, cuando la gente quería navegar por las vastas redes de Internet, tenía que confiar en un servicio diferente: Netscape Navigator.

Tomar una camiseta sin mangas en Limited Too, beber un Orange Julius, oler el spray corporal en Bath & Body Works… Si eras un adolescente en los años 90, muchos de tus mejores recuerdos los crearías en el centro comercial. Una vez que fue el epicentro comunitario de las áreas suburbanas en las últimas décadas del siglo XX,

La década de 1990 fue la era electrónica e Internet creció rápidamente. En 1989, sólo el 15% de los hogares estadounidenses tenía una computadora y en 2000 había saltado al 51%, con un 41% en línea. Esto resultó en una revolución dramática en la comunicación no sólo en la vida personal de las personas sino también en el mundo empresarial. Provocó el nacimiento de nuevos medios y cambió la forma en que las personas consumían información y se comunicaban entre sí. Las salas de juegos tradicionales se trasladaron a las salas de estar a medida que los sistemas de juegos domésticos como los de Nintendo crecieron en popularidad.

Esta fue también una década importante en la historia de la televisión. Trajo el nacimiento de los “reality shows” y muchos de los programas de la década, como “Friends”, “Seinfeld” y “Cheers”.

Corrían los años 90, cuando las revistas publicaban anuncios de Absolut Vodka a páginas completas en diferentes colores. Se trataba de publicidad que les atraía cuando eran adolescentes, pero que también era visible para nosotros los padres y, sobre todo, para los reguladores, quienes podían señalar vallas publicitarias cerca de las escuelas o anuncios de vodka aromatizado en revistas de moda y decir: esto está mal.

Incluso el padre más comprometido hoy en día no tiene la misma visibilidad de lo que sus hijos ven en línea, por lo que vale la pena explicar cómo productos como Zyn terminan en las redes sociales.

Agreguemos a toda esta “parafernalia” los influencers. No son personas tradicionales. Piense en ellos más bien como los niños más geniales de la cuadra. Establecen seguidores gracias a su personalidad, experiencia o conocimientos. Comparten cómo se sienten, comparten lo que piensan, comparten cosas que les gustan y, a veces, la empresa detrás de un producto les paga (y muy pocas veces otras no pagan). Se les incentiva a aumentar su número de seguidores y, a su vez, a menudo sus cuentas bancarias. Los jóvenes son particularmente susceptibles a este tipo de promoción porque su relación con personas influyentes es similar a la intimidad de un amigo cercano.

Con una eficiencia despiadada, las redes sociales pueden ofrecer cantidades ilimitadas del contenido que los influencers crean o inspiran. Eso hace que la combinación de personas influyentes y algoritmos de redes sociales sea quizás la forma de publicidad más poderosa jamás inventada.

En resumen: no es un cigarrillo ni un vaporizador, porque no produce humo. Y no es mascar tabaco, porque no es necesario fumar ni escupir. Se llama Zyn, una marca de bolsas de nicotina que están ganando popularidad, especialmente entre los grupos demográficos más jóvenes.

Algunos defensores de las bolsas dicen que les da un subidón, mientras que otros esperan que les ayude a dejar el hábito de fumar. En las redes sociales se puede ver a los llamados “Zynfluencers” haciendo estallar las pequeñas bolsas blancas entre sus encías y mejillas.

Otros, sin embargo, advierten contra el producto, señalando problemas de salud. Además de nicotina, las bolsas también contienen fibras vegetales, edulcorantes y aromas como canela, cítricos y café.

“Estamos enganchando a toda una nueva generación de jóvenes a la nicotina”, dijo el Dr. Nidhi Kumar a CBS New York.“ Las estrategias de marketing, los envases parecen caramelos, sabores como canela y menta y hasta nombres como ‘suave’ o ‘frío’. Quiero decir, ¿a quién atraen estos productos? A los jóvenes”.

Los impactos negativos de la nicotina van más allá de la salud física ya que también afectan la salud mental.

Si bien la nicotina produce una sensación inmediata de relajación, Kumar explicó que la sensación dura poco.

“Cuando desaparece, hay un aumento en el nerviosismo y la ansiedad, incluso en tipos de sentimientos estresantes”, dijo. “Así que se crea este círculo vicioso porque luego tienes antojos que quieren volver a tener esa sensación de relajación, pero al final termina aumentando tu nivel de ansiedad y tu nivel de estrés cuando usas estos productos”. Agregó que los cerebros jóvenes son particularmente vulnerables a esta afección.

 

*Chairman en The Entourage Business Club.

Desde el escritorio de la Editora

 Rosalynda Cohen

Este 76 aniversario de Yom Haatzmaut, día de la Independencia de Israel, es un día muy especial para el país y para todos los judíos de la diáspora.

EDITORIAL DEL 15 DE MAYO

NEWSLETTER

NO SE PIERDA LAS NOTICIAS SOBRE EL MUNDO Y LA COMUNIDAD

    IN MEMORIAM Z”L

    • C.P. Juan Goldaper Kluchnik  Z”L
    • Emel Istiroti Z”L
    • Isaac Tiktin Rozen Z”L
    • Sr. Eduardo Ganani Cassin Z”L
    • Sra. Rosa Benrey Barouh Z”L