Autor: Mauricio Fishleder

El amor es dejar entrar al otro(a) en mis ilusiones

Según Walter Riso psicólogo de pareja, escritor, sociólogo, hay seis elementos que hacen que una pareja funcione bien
Piensa si tú los tienes
Veamos cuales son:

1.- Deseo- Atracción

Dentro del contexto erótico las ganas por el otro, que no sea como un postgrado en Harvard. Tener sexo o algún tipo de juego erótico que realmente tu pareja sea como un postre, como un pastel que te encanta y te lo comes y ya no quieres más; pero a los 3 días vuelve el deseo del pastel. El deseo de sentir al otro, un deseo regido por la naturaleza pero también le hechas cabeza. Te gusta, tu pareja es como una fantasía andante y personalizada y viceversa. Esas parejas que juegan, que se desean, que se acarician, que se tocan y que encontraron, ese lenguaje común morboso y simpático de jugar y desearse.
Es canibalismo afectivo.

2.- Admiración

No puedes estar en una relación de pareja donde dices qué hay amor y no hay admiración. Puede haber admiración sin amor, pero no puede haber amor sin admiración.

Admiración: Es como considerar un especial afecto a algo o alguien que posee unas cualidades que consideramos extraordinarias. O que juzgamos extraordinarias. Admirar a tu pareja no es decir: “es una buena mamá” “un buen papá” “es trabajador”, etc. Admirar es sentir fascinación. No es venerar, no es doblegarse; es que estas cualidades, habilidades, valores, características de la personalidad que tiene la persona que amo, que me hacen sentir afortunado, orgulloso, contento de tenerlo en mi vida. Puedes admirar las virtudes más maravillosas especiales, pero también puedes admirar cualquier cosa sencilla. No necesitamos alguien especial sino simplemente algo que admires de acuerdo a tus valores.

3.- Humor- Sintonía

Tenemos que estar sintonizados en lo fundamental, no podemos ser de polos opuestos. Los contrarios chocan como dos trenes. No es que los contrarios se complementen necesariamente. Humor-Sintonía es que podamos asomarnos a la alegría de manera similar. Hay parejas que se ríen mucho, que la pareja le hace reír, que se llevan muy bien, se agradan, se divierten juntos, charlan, se distraen, se la pasan bien. Y en sintonía en sus valores de su cosmovisión del mundo, de la vida, también comparten cosas que les indignan, comparten intereses en común en lo económico, político, religioso, social, deportivo.

4.- Sensibilidad y Entrega.

Yo soy sensible a tus necesidades y tu a las mías. Yo no puedo decirte que te amo, cuando veo que sufres, que lloras y no me importa. Si me necesitas aquí estoy y no me sacrifico, sino que simplemente lo hago porque me nace.

5.- Respeto

Es tu pareja. No es mi novio, mi novia, no es tuyo o tuya, no lo compraste, no es de tu posesión, es alguien que ha decidido igual que tú compartir su tiempo y espacio con amor contigo. Cómo decía Rilke: “simplemente estamos compartiendo el ego, anudados el uno al otro.” El respeto tiene que ver con la consideración especial de que estás con una persona con una historia atrás, con una manera de pensar y de sentir que pueda ser compatible contigo, pero no tiene que estar superpuesta porque si está superpuesta estás con un alma gemela y si es así, te vas a aburrir como una ostra, pero en realidad no existen las almas gemelas aunque tú creas que sí. Respeto, es que has decidido estar con esa persona, lo ves como un sujeto que tiene derechos y que no puedes cosificar porque es un fin por sí mismo no un medio para utilizar.

Yo te pongo atención porque tienes algo importante que decir y vale la pena escucharte. Para respetar hay que tener la capacidad de entender que es un ser humano y Walter Riso recomienda que se consigan la Carta Universal de los Derechos Humanos y la lean juntos. El respeto genera cariño, una aproximación muy especial, porque a veces el respeto produce este pensamiento: “con esta persona estoy a buen resguardo “esta persona me merece porque me ve y me lee por dentro”

6.- Comunicación- Honestidad

Hay que saber comunicarse de una manera honesta y fluida. Aprender a escuchar, y a ser escuchado. Hay que confiar para poderse comunicar. Hay que ser honesto, no aparentar, fingir, o mentir. Hablar con la verdad siendo sensibles al otro. Sin querer dañar o perjudicar.

Piensa en estos seis ingredientes, y revisa si los tienes en tu relación de pareja; si te falta alguno agrégalo y si vas a empezar una relación de pareja con alguien recuérdalos como algo básico para que tu relación funcione perfectamente.

Desde el escritorio de la Editora

 Rosalynda Cohen

Continuamos con el mes hebreo de Tishrei que inició en Rosh Hashaná y continúo con Yom Kipur, Sucot y Simjat Torá.

                 

EDITORIAL DEL 1 DE OCTUBRE

 

NEWSLETTER

NO SE PIERDA LAS NOTICIAS SOBRE EL MUNDO Y LA COMUNIDAD



    IN MEMORIAM Z”L

     

    • Mina Keller de Meizner Z’L
    • Eva Biro Klein Z’L
    • Gabriela Erdos de Levy Z’L
    • Nicolás Esses Harari Z’L
    • Mauricio Berger Seifman Z’L
    • Olga Rahmane Bejar de Buzali Z’L
    • Jacques Varon Danon Z’L
    • Yael Strauss Rubinstein de Rill Z’L