Autor: Eli Suli

 

A raíz de la película que hace poco se estreno con la historia de Nicholas Winton, aprovecho para relatarles su increíble historia.

Nicholas Winton trabajaba como empleado en la Bolsa de Valores de Londres, y ganaba muy buen dinero. Unos días antes de fin de año de 1938, Winton estaba ultimando los detalles de un viaje de vacaciones a Suiza. Sin embargo, una llamada telefónica hizo que cancelara sus planes de esquiar en los Alpes. Era una llamada que cambiaría el curso de su vida para siempre. Su amigo Martin Blake, quien trabajaba en un comité de ayuda para refugiados adultos de Checoslovaquia, que había sido invadida parcialmente por los alemanes, lo llamó para pedir su ayuda. Entonces Nicholas viajó a Praga para ayudar a su amigo, pero luego de algunos días de laborar juntos, se dio cuenta de que no había ningún plan que se ocupara del traslado de los niños judíos para salvarlos de los nazis. Inmediatamente Winton solicito apoyo al Movimiento de Refugio para niños de Londres, que se ocupaban de reunir a niños judíos y a otros diversos grupos. Esta organización se encargaba de conseguir el alojamiento y el dinero que exigía el gobierno británico, como garantía para recibir a los refugiados perseguidos por los nazis.

El 21 de noviembre de 1938, poco después del “Kristalnach” el Reino Unido aprobó una medida que permitiría recibir a refugiados menores de 17 años, siempre y cuando tuvieran un lugar en donde alojarse, y se depositaran cincuenta libras esterlinas (alrededor de 1,500 dólares de hoy) por niño, como garantía de pago del pasaje de regreso del niño al país de origen. Los nazis ya habían ocupado una parte del territorio checo, pero Winton sentía que, muy pronto, los nazis avanzarían, y ocuparían el resto del país, así como sucedió al poco tiempo. Nicholas entonces entro en una carrera frenética contra el tiempo, porque centenares de padres enterados de su plan de salvación de niños, se contactaron con él, para rogarle que salvara a sus hijos. Winton entonces comenzó por su cuenta a rescatar a niños judíos del Holocausto. En nueve meses consiguió salvar a 669 niños y subirlos en ocho trenes, cuyo destino era Londres. Ademas, les ayudo a encontrar allí a nuevas familias, mientras la mayoría de los padres, perecieron en los campos de concentración de Auschwitz.

Pero desgraciadamente, a Winton le falló un tren, el último. Un noveno tren con 250 niños, que debía de partir el 3 de septiembre de 1939, si no fuera porque ese mismo día Inglaterra le declaró la guerra a Alemania, por lo que, el tren no abandonó la estación y los niños nunca más volvieron a ser vistos.

Nicholas Winton se lamentó y dijo: “Teníamos 250 familias esperando por los niños en la estación de trenes de Londres, si el tren hubiera partido un día antes, podría haber cumplido su trayecto”.

Pero pasaron 50 años sin que Winton nunca le contara a nadie, lo que había hecho por todos estos niños. Hasta que un dia, su esposa descubrió un maletín en el ático de su casa, que contenía toda la documentación con los nombres de cada uno de los niños a los que su esposo había salvado, así como las cartas de agradecimiento de algunos de sus padres. Su esposa entonces decidió entregar el libro a una periodista, y ahi salió todo a la luz.

“Mantuve lo que hice en secreto, incluso para mi familia, y no voy a hablar con nadie sobre ello, hasta que se haga el anuncio oficial”. Ese fue el comentario de Nicholas Winton, cuando supo que su nombre figuraba en la lista de cargos honorarios que la reina publica al final de cada año. Después de seis décadas, la Corona Británica a través de la reina Isabel, reconoció la acción humanitaria de este gran hombre, otorgándole el título de “Sir” Caballero de la Corona”

Una de las niñas que el había salvado, llamada Vera Gissing, escribió su biografía, y contó que Winton rescató a la mayor parte de los niños judíos de su generación en Checoslovaquia. Tambien dijo que “muy pocos de nosotros nos reencontramos con nuestros padres, ya que ellos perecieron en los campos de concentración. Si no hubiésemos sido separados, habríamos muerto junto a ellos”.

Posteriormente, cuando toda esta historia salió a la luz, la Cadena BBC de Londres, invitó a Winton a un programa en vivo, y le dijeron que allí contarían su historia, y que una de las niñas que él había rescatado, quien ahora ya era una señora adulta, estaría a su lado para dar fe del testimonio. Entonces Nicholas aceptó acudir al programa, sin embargo, él no sabía que cada una de las personas del público en el programa, era un niño que él mismo había salvado, y que ahora eran adultos, y venían para agradecérselo en persona. A la pregunta del presentador, sobre si había alguien más en la sala que tuviera algo que agradecerle a Nicholas Winton, entonces todo el público se puso de pie. Winton no tenía ni idea de por qué de repente todos se pararon. Y sorprendido, no pudo contener sus lágrimas. Él había guardado ese secreto durante cincuenta años, pero finalmente fue revelado.

También le otorgaron el título de “Libertador de la Ciudad de Praga”, entregado por el presidente de Checoslovaquia, Vaclav Havel. Así también, en septiembre de 2001, fue el invitado de honor del presidente, para asistir a la presentación del film de su historia, y le otorgaron la máxima condecoración militar checa.

Al día de hoy, estos 669 niños, ya son más de 5,000 descendientes de los llamados “niños Winton”, salvados por él.

“Quien salva una vida, salva el mundo”. Esta es la leyenda que figura en el anillo que siempre llevaba con él, Nicholas Winton. Se lo habían regalado los 669 niños judíos, a los que salvó de una muerte segura.

Del cielo le otorgaron una larga vida, falleciendo en el año 2015, a la edad de 106 años.

Su muerte justamente coincidió con el aniversario de la salida de un tren con 241 niños judios, que fue el grupo más grande que el rescató de Checoslovaquia.

“Quien salva una vida, salva el mundo”

Desde el escritorio de la Editora

 Rosalynda Cohen

Este 76 aniversario de Yom Haatzmaut, día de la Independencia de Israel, es un día muy especial para el país y para todos los judíos de la diáspora.

EDITORIAL DEL 15 DE MAYO

NEWSLETTER

NO SE PIERDA LAS NOTICIAS SOBRE EL MUNDO Y LA COMUNIDAD

    IN MEMORIAM Z”L

    • C.P. Juan Goldaper Kluchnik  Z”L
    • Emel Istiroti Z”L
    • Isaac Tiktin Rozen Z”L
    • Sr. Eduardo Ganani Cassin Z”L
    • Sra. Rosa Benrey Barouh Z”L