1. Comunicado 36 CONTINUAMOS EN SEMÁFORO ROJO
  2. Escrito por Miguel Cervantes hace cinco siglos
  3. #QueNoNosVeamosEnFiestas
  4. Subastan manuscritos inéditos que revelan que Newton intentó calcular el tamaño del Primer Templo de Jerusalem
  5. Facebook anuncia cambios en sus políticas para evitar la incitación al odio y así proteger mejor a los grupos vulnerables
  6. ONU da a conocer el tema para la educación y conmemoración del Holocausto para el 2021
  7. “Corriendo Juntos Israel México”: carrera virtual para apoyar a la Cruz Roja Mexicana
  8. SEGÚN EL BANCO MUNDIAL, ISRAEL ES EL PAÍS QUE MÁS INVIERTE EN INVESTIGACIÓN Y DESARROLLO
  9. EL NARCISISTA
  10. Israel y Marruecos acuerdan establecer relaciones diplomáticas
  11. 5 INNOVACIONES QUE EVITAN EL USO MASIVO DE AZÚCAR
  12. Arthur Barros Basto, el Dreyfus portugués
  13. MENSAJE DE JANUCÁ PARA LAS COMUNIDADES JUDÍAS DEL MUNDO
  14. KAMALA HARRIS: “LA ADMINISTRACIÓN DE BIDEN REVERTIRÍA VARIAS POLÍTICAS DE TRUMP SOBRE LOS PALESTINOS”
  15. VACUNAS CONTRA EL CORONAVIRUS: LAS FORTALEZAS Y DEBILIDADES DE LAS NUEVE CANDIDATAS MÁS ADELANTADAS
  16. JANUCA
  17. Se conmemora el Día de la Expulsión de los Judíos de los Países Árabes
  18. LIKUD CON 29 ESCAÑOS Y YAMINA 22, ENCABEZAN UNA ENCUESTA EN ISRAEL
  19. CORONAVIRUS: ISRAEL PLANEA VACUNAR A DOS MILLONES DE PERSONAS EN 42 DÍAS
  20. GOBIERNO DE ISRAEL EXIGE DISCULPAS A CNN
  21. Trump, QAnon y las teorías de la conspiración
  22. Feria Internacional del Libro de Guadalajara 2020
  23. ARQ. MARCOS SHABOT ZONANA Y GRUPO DE EMPRESARIOS MEXICANOS, ACOMPAÑARON A AMLO EN SU VISITA A WASHINGTON
  24. MEXICO: COMPAÑÍA MEXICANA Y SOCIO ISRAELÍ DESARROLLAN PRUEBA DE CORONAVIRUS
  25. PANAMA: INSTALAN TÚNEL DE DESINFECCIÓN EN TERMINAL DE AUTOBUSES
  26. LA HISTORIA DE MARÍA NÚÑEZ
  27. RABINO ISRAEL SALANTER
  28. “Una imagen, un recuerdo” De la gloria, a la depresión
  29. Mes de Shevat
  30. La poesía “Los judíos” de Yehuda Amijai


 

Autor: Jaime Laventman   

 

Al principio de la década de los años 60, cuando la ciudad de México, se llamaba Distrito Federal, y el smog tan cotidiano en la actualidad, era solamente una amenaza en potencia, sin mostrar sus garras como lo haría en las décadas por venir. El mundo, se despertaba letárgicamente de un largo interludio entre el final de la guerra y el inicio del enfriamiento en las relaciones, entre los países vencedores. Era yo, uno más de los estudiantes en la flamante ciudad Universitaria. Esta gozaba de un cielo diáfano, donde cada mañana veíamos los contornos del Popo y el Ixtla en la lejanía, con la eterna nieve cubriendo sus cumbres.

 

Ya era yo – o al menos lo creía – un conocedor de música clásica. Realmente, lo habría de corroborar con los años; mis conocimientos musicales eran más que rudimentarios por no decir invisibles., Pero, no me cansaba de sintonizar la XELA, diariamente escuchar la música que se interpretaba, aprendiendo un poco de los comentarios, de sus locutores. Habíamos incursionado en el Palacio de Bellas Artes, donde cada viernes asistíamos a escuchar a la Sinfónica Nacional. Años, en que los mejores intérpretes nos visitaron y deleitaron con su perfección.

 

Finalmente, decidí hacerme de un acervo musical en el formato de los LPs, de aquellos años. Hermosas portadas, y considerados hasta la fecha, como el mejor medio de escuchar la buena música, aparte naturalmente, de asistir a conciertos en vivo.

 

Ni tardo ni perezoso inicié mi discoteca, adquiriendo un ejemplar del concierto para violín de Tchaikowsky y Mendelssohn. Sin ser aun un gran conocedor, adquirí la versión de los mismos, interpretadla por una joven promesa de ese instrumento, de origen francés, de nombre Christian Ferras.

 

Nacido en el año de 1933, y educado originalmente en el manejo del violín por su propio padre. Entró al conservatorio de Niza donde obtuvo primer lugar, y posteriormente, viajó a perfeccionarse en el Conservatorio de Paris, repitiendo el primer lugar en sus estudios. A la edad de 15 años, ganó el Concurso de violín internacional Scheveningen, donde Yehudi Menuhin, era uno de los miembros que componían el jurado de expertos.

 

¿Qué espera uno de la vida, tras obtener tan merecidos reconocimientos? Hablo, en forma general; abarcando no solo a los profesionales de la música, sino de cualquier otra ocupación. Ferras, estaba listo para salir y conquistar al mundo. Y así lo hizo. Su vida transcurría – para aquellos que no podíamos saber más – sin tropiezos. Sus grabaciones le entregaron fama y fortuna. Se casó y poco a poco, extendió sus giras de conciertos, abarcando lo mismo la parte solista de un concierto, o el ser parte de un grupo de música de cámara. Así lo han hecho la mayoría de los grandes, así lo hizo Christian.

 

Los tiempos que Ferras manejaba en sus interpretaciones, diferían – como debe ser – de otros. Ni era el más veloz, ni tampoco el más lento. En especial, el concierto de Tchaikowsky, de altísima dificultad, parecía ser uno de sus favoritos. Lo tocaba mesuradamente; no era la velocidad y virtuosismo de Heifetz, o en especial de Huberman. Era, su propio tiempo; tal y como él, sentía fluir las notas, las melodías, como trataba de transmitirle a su público esa sensación introspectiva, entre el compositor y su intérprete.

 

Grabó con los grandes de la época. A la par de dos virtuosos del siglo XX, Heifetz y Neveu, decidió grabar el concierto para violín de Sibelius, junto con Karajan y la filarmónica de Berlín, lo que le valió su primer Grand Prix du Disque, de la academia francesa de música.

 

Desgraciadamente, como con otros grandes intérpretes, en México, no tuvimos la oportunidad de escucharlo, al menos hasta donde yo estoy enterado. Sé, por ejemplo, que Heifetz si lo hizo, y me tocó en suerte ver a otros como Stern, Oistrakh y Kogan. Pero nunca a Ferras.

 

Habiendo sido, el disco ya mencionado al principio, el primero que yo comprara, siempre le he guardado un muy especial cariño. Desde entonces, he tenido la oportunidad de comparar esta, con otras grabaciones, y sin desear ser un odiado crítico, a cada una le puedo encontrar sus valores y sus defectos.

 

Grabó, una buena cantidad de discos. Prefería, a los grandes y más reconocidos compositores, siendo esas grabaciones las que le han dado una fama que perdurará por años. Las interpretaciones a los conciertos de Beethoven y de Brahms, lo encumbraron, por la sensibilidad con las que fueron captados.

 

Desde el año de 1975, a los 36 años de edad, ya había dejado de actuar en público, por razones de “salud “que nunca fueron totalmente comprendidas. El Conservatorio de Paris le entregó un reconocimiento en aquella época, por la labor llevada a cabo. Después de todo, era uno más de los representantes de la música para violín de Francia en el siglo XX, iniciada por Jacques Thibaud, Genevieve Neveu y continuada por Ferras, entre otros.

 

Estando en Vichy en agosto de 1982, dió, el que a la larga sería su último concierto público. Durante muchos años, busqué más grabaciones de el, sin encontrarlas en el mercado. Poco sabía yo, de lo que en la mente de Ferras estaba aconteciendo.

 

Un poco más, de dos semanas después de Vichy, Christian Ferras, a la joven edad de 49 años, se suicidó en Paris.

 

No es una mentira, que los músicos, pintores, digamos, artistas en general, tienen vidas difíciles. Grandes presiones; viajes interminables; giras en las que se alejan de sus familias por largas temporadas. Exigencias por parte del público. La incuestionable búsqueda de la aceptación y del éxito eventual. Horas y horas de dedicación patológica a sus actividades, la presión natural que el público, siempre exigente y demandante, puede tener sobre sus personas.

 

Christian Ferras, a la par de muchos artistas y no artistas, sufría de severas y periódicas depresiones. Estadios, en que su humor decaía, su ánimo se perdía, sin encontrar la fórmula para salir adelante. En el caso de los músicos, sus interpretaciones decaen; se llevan a cabo sin entusiasmo, sin el afán de superarse. Algunos de ellos, como sucediera con Vladimir Horowitz, pianista de renombre, los alejaba de los escenarios por décadas. Otros, decidieron como Glenn Gould, que la vida de intérprete en conciertos públicos, no iba con él. Solo se dedicó a grabar, con el éxito que siempre le acompañó. Horowitz, para seguir con el ejemplo, regresó varias veces a los escenarios y siempre tuvo miedo de aparecer frente al público. Sentía, que sería incapaz de lograr frente a ellos, lo que ellos mismos exigían sin razón o consideración.

 

Desconozco los detalles en la vida personal de Christian Ferras. Me duele, que un hombre con su sensibilidad, probablemente enfermiza, hubiera decidido quitarse la vida, antes las presiones a las que su mente lo enfrentó. Imaginarias o no, las mismas lo orillaron varios años antes, a desaparecer de los escenarios, al hacerlo, probablemente la presión fue tal, que el jarro se rompió en mil pedazos para siempre.

 

En los anales del arte, el artista es recordado por sus obras, por su ingenio. Su vida, la mayor de las veces, nos es desconocida. Sin embargo, observar o escuchar sus interpretaciones, pueden volverlos inmortales. El paso por la corta vida a la que estamos expuestos, es un camino pedregoso, con un final previamente conocido. El hombre, a través de los milenios en que ha mostrado su huella, a su vez ha tratado de dejar una marca indeleble, que lo vuelva inmortal. Lo hace por regla general a través de su legado, en múltiples formatos: escritura, pintura, arquitectura o música, entre otros.

 

Así, al escuchar una vez más a Christian Ferras interpretar en su violín, a Mendelssohn, me regocijo por él, por su legado. Decidió – libre albedrío – alejarse del mundo de los vivos, antes de que llegara su tiempo. Escogió hacerlo sin permisos, sin rencores. ¿cuántos demonios circundaban su alma, orillándolo a tomar esta decisión? Nunca lo sabremos.

 

Se fue joven y así será recordado siempre. El llamado mal del siglo XX, la depresión, lo envolvió en su manto y se lo llevó consigo, buscando mares más tranquilos. Espero, los haya encontrado.

PERIODICO DIGITAL

La editorial se renueva

cada 15 días

EDITORIAL DEL 15 DE ENERO

NEWSLETTER

NO SE PIERDA LAS NOTICIAS SOBRE EL MUNDO Y LA COMUNIDAD



    IN MEMORIAM Z”L

     

     

    Comunidad Sefaradí

    • Sr. Salomón (Soly) Cohen Saúl Z”L

     

    Comunidad Bet El

    • Sra. Amparo Balk Z”L
    • Sra. Ana Neumann de Holtzer Z”L
    • Sra. Ana Hollender de Gindic Z”L
    • Sra. Esther Kershenobich Z”L
    • Sr. Rafael Russek de Garay Z”L
    • Sra. Katharine Penson Miller Z”L
    • Sr. Herbert Drucker Posner Z”L
    • Sra. Sara Emma Reinisch de Zyman Z”L
    • Sra. Ruth Zaslav Ramberg Z”L
    • Sr. Moisés David Firman Toiber
    • Sra. Yeta Rudoy de Rabinovich Z”L
    • Sra. Esther Geifman Stein Z”L

     

    Comunidad Monte Sinaí

    • Sra. Becky Calderón Cohen vda. Edid
    • Sra. Sofia Russek de Rudoy Z”L
    • Sra. Teresa Romano Ambe de Salame Z”L
    • Sra. Raquel Shamash Cohen vda. de Smeke Z”L
    • Sr. David Salame Smeke Z”L