Autor: Jennie C. de Serur

 

“Todo aquel que se cuida de las encomiendas del Kashrut, atrae Santidad y Pureza a su alma”. Rambam.

Las prescripciones positivas y negativas de nuestra Santa Ley, son las bases fundamentales del Judaísmo.

La Torá nos ha indicado detalladamente las señales necesarias para distinguir entre animales puros y los impuros, los permitidos y los prohibidos.

Hoy en día después de tres milenios desde la proclamación de la Ley en el Monte Sinaí la Ciencia descubrió gracias a la Bacterología, que en los alimentos prohibidos existen microbios dañinos. Nosotros no requerimos atestiguaciones científicas, pues nuestra Ley es eterna, como versa “sus sendas son placenteras y todos sus caminos son paz”.

La ciencia médica confirma que el consumo de ciertos animales que son prohibidos por la Torá son muy dañinos para la salud. Sería larga la lista de ellos y solo tendré el espacio para mencionar dos ejemplos muy representativos.

1.- El caso de un animal marítimo “El Pulpo” en el año de 1924 en Nueva Zelandia muchos habitantes comieron pulpos, todos se enfermaron de salud y muchos de ellos perecieron, al hacer la investigación descubrieron que el pulpo era la causa. Esto ocurrió porque las aguas sucias de la Ciudad atravesaban por allí y los microbios del Tifus contaminaron al pulpo. Hay que comprender, que por naturaleza los pulpos son el depósito natural de los microbios del Tifus ya que en estos tienen la posibilidad de desarrollarse.

2.- El Cerdo ó puerco. La enfermedad que produce un porcentaje de este animal se llama Trichinosis.

Es importante mencionar que no hay cura para la Triquinosis, el puerco mismo que la causa no muestra ningún síntoma de la enfermedad que acarrea, y no muestra llagas después de muerto, se establecieron estadísticas de pacientes que sufrían Trichinosis, de mil quinientos cincuenta casos doscientas setenta fueron fatales. También en 1943 hubo esta misma epidemia en Pennsylvania U.S.A. y 20 % de las personas perecieron por esta terrible enfermedad.

La prohibición de comer puerco es una Ley de la Torá. La Ciencia Médica descubrió sólo cientos de años después de haber sido dada la Torá, que la Trichina existe en el puerco. Cuánta gente sin conciencia no lo creyeron o menospreciaron las recomendaciones de la Ley Judía. Cuántas otras naciones sufrieron y sufren por causa de ingerir cerdo.

Nosotros no debemos de profanar nuestra boca comiendo este animal aborrecido por nuestra Ley.

Las leyes del Kashrut en particular son la receta del Creador del Universo para producir no solo un físico sano, sino también una naturaleza pura y un espíritu claro, que son el fondo verdadero de esta vitalidad.

Cuánto debemos cuidar de no perjudicar a nuestra alma y al alma de nuestros hijos al introducir en nuestro cuerpo alimentación no Kasher ¡y quién sabe si una nueva generación que se ha despegado de lo bello y lo moral, no es el resultado del abandono del Kashrut!

Y quién sabe también si el nivel moral relativamente alto que el pueblo de Israel supo mantener en todas las épocas y en todo lugar, no fue a causa directa del cuidado del Kashrut…

Desde el escritorio de la Editora

 Rosalynda Cohen

El fiscal de la Corte Penal Internacional (CPI) anuncia que solicitó órdenes de detención contra el Primer Ministro israelí Benjamín Netanyahu y el Ministro de Defensa Yoav Gallant, creando asimismo una abominable equivalencia entre Israel y Hamas.

EDITORIAL DEL 1 DE JUNIO

NEWSLETTER

NO SE PIERDA LAS NOTICIAS SOBRE EL MUNDO Y LA COMUNIDAD

    IN MEMORIAM Z”L

    • C.P. Juan Goldaper Kluchnik  Z”L
    • Emel Istiroti Z”L
    • Isaac Tiktin Rozen Z”L
    • Sr. Eduardo Ganani Cassin Z”L
    • Sra. Rosa Benrey Barouh Z”L