Autora: Luba Gorodzinsky

 

Benjamín Disrael nació en diciembre de 1804, en Londres. Su padre Isaac D’Israeli, intelectual descendiente de familias judías sefaraditas italianas, era miembro de una sinagoga londinense, pero a causa de ciertas discrepancias con los directivos, decidió alejarse de su religión. Cuando Benjamín tenía 13 años, su padre, en vez de haberlo acompañado para celebrar su Bar Mitzvá, lo llevó a bautizar a la iglesia anglicana.

 

Llego a ser abogado y escritor, alcanzando algunos éxitos literarios con sus primeras novelas, VIVIAN GREY (1826) y EL JOVEN DUQUE (1830). Gracias al dinero obtenido por la venta de sus libros, viajó a España en busca de sus raíces, también visitó Turquía y finalmente Jerusalem, ciudad que le causó una profunda impresión y lo hizo reconciliarse con sus orígenes hebreos. Allí empezó a escribir su novela ALROY.

 

De vuelta a Inglaterra, el viaje y la publicación del libro, generaron un gran cambio en su vida. En 1831, tomo la determinación de dedicarse a la política, única causa posible para sus enormes ambiciones, iniciando su carrera introduciéndose en los salones de la alta sociedad londinense, verdaderas antesalas del Parlamento. Después de cinco intentos, en 1837, al iniciarse el reinado de la reina Victoria, finalmente lo logró, ganando la elección. También Disraeli eligió apoyar a Lionel Rothschild, quien en 1847 fue el primer judío, en ser electo para ocupar un asiento en el Parlamento.

 

Disraeli sirvió dos veces como Ministro de Hacienda y en dos mandatos PRIMER MINISTRO DEL REINO UNIDO de 1874 a 1880, siendo el único judío que lo ha logrado, Ciertamente era un converso al cristianismo anglicano y una figura extremadamente polémica y a pesar de todo esto, llego a convertirse en el político más poderoso de su tiempo, logrando crear un Imperio para la reina Victoria. El formo su propia leyenda y fiel a la reina logro escalar a donde ningún otro, como él, lo había logrado.

 

Su relación con la reina Victoria llenó su vida y el poder que tuvo, sus discursos, la vida en sociedad, los buenos gustos, las amistades y su gran serenidad fueron la base de su fortaleza y optimismo. Sus orígenes judíos resaltaron en más de una ocasión, tanto en su entorno social como en lo político. Benjamin a diferencia de su padre, quien había renegado de sus orígenes, los utilizo a su favor. Así, en respuesta a unos ataques de sus adversarios políticos escribió:

 

“LOS JUDIOS SON EL PUEBLO ELEGIDO DE DIOS, SU HISTORIA CULTURA Y RELIGION SON MUCHO MAS ANTIGUOS QUE LA DE LOS PUEBLOS EUROPEOS Y ADEMAS LOS JUDIOS LLEVAN EN LA SANGRE LA SABIDURIA ORIENTAL” y agregó: “SI, YO SOY JUDIO Y CUANDO LOS ANCESTROS DE MIS RESPETABLES OPONENTES ERAN SALVAJES QUE VIVIAN EN UNA DESCONOCIDA ISLA, MIS ANCESTROS ERAN SACERDOTES EN EL TEMPLO DE JERUSALEM”.

 

Se cuenta que la reina Victoria le pregunto una vez a Benjamin Disraeli, entonces Primer Ministro, sobre cuál era su verdadera religión y le dijo: “Usted nació como un judío y después abandono su pueblo, ahora usted es miembro de la iglesia de Inglaterra, pero nadie cree que usted es un cristiano de corazón. Por favor, dígame quien y que es usted ahora” “Su majestad” le contesto Disraeli “Soy la página en blanco ente el antiguo y el nuevo Testamento”.

 

Disraeli ocupó sus cargos por su personalidad e imaginación política. También obtuvo algunos logros históricos. En noviembre de 1875, convenció a la reina y al gobierno para adquirir por cuatro millones de libras un paquete de acciones del canal de Suez, que vendía el Pasha de Egipto. Esta compra fue realizada gracias al préstamo de su amigo, el brillante personaje judío ingles Lord Nathan Rothschild. Esta adquisición logró la participación británica, en una empresa que hasta entonces había controlado Francia y garantizó a Gran Bretaña el libre acceso a la ruta hacia la India, la colonia más rica del imperio.

 

Entre otros eventos memorables fueron la anexión de las islas Fidji para la Corona Británica, las Guerras Coloniales en Africa y Afganistán, que fue lo más agresivo en política internacional y expansionista. Dentro de la carrera imperialista que Disraeli dirigió, hay que nombrar que detuvo el expansionismo ruso, apoyando al Imperio Turco Otomano, el cual después le pago ese favor entregándole la isla de Chipre a Inglaterra.

 

En 1876, fue el principal promotor de la coronación de la reina Victoria como Emperatriz de la India y el verdadero arquitecto que consolidó el Imperio Británico. La soberana recompensó a Disraeli otorgándole el título de Conde de Beaconsfield, que lo convirtió en líder de la Cámara de los Lores, pero en 1880 fue derrotado en las elecciones y se retiró a escribir la que fue su última novela, de las muchas que escribió.

 

Pasó a la historia como uno de los mejores oradores de la Cámara de los Comunes, muestra de ello, son algunas de sus frases celebres que compartimos a continuación:

• DARSE CUENTA DE QUE SE ES IGNORANTE, ES UN GRAN PASO HACIA EL SABER.

• EL SECRETO DEL ÉXITO ES LA CONSTANCIA EN EL PROPOSITO.

• ESTOY PREPARADO PARA LO PEOR, PERO ESPERO LO MEJOR.

• RARA VEZ OCURRE LO QUE ANTICIPAMOS, SUELE OCURRIR LO QUE MENOS ESPERAMOS.

• HASTA EN EL EXCESO EXISTE UNA MODERACION.

• LA JUVENTUD ES UN DISPARATE, LA MADUREZ UNA LUCHA, LA VEJEZ UN REMORDIMIENTO.

• LAS TORPEZAS DE LA JUVENTUD SON PREFERIBLES, A LOS ACIERTOS DE LA VEJEZ.

• EL ÉXITO EN LA VIDA DE UN HOMBRE ESTA EN PREPARARSE PARA APROVECHAR LA OCASIÓN.

• CUANDO SE LE PRESENTE.

• PIENSA ANTES DE HACER ALGO, PERO NO TE TARDES TANTO TIEMPO PENSANDO, QUE NO LLEGUES A EMPEZAR.

 

Después de una maravillosa vida, Benjamin Disraeli, Lord de Beaconsfield, murió el 19 de abril de 1881, a la edad de 76 años, víctima de una bronquitis asmática, en Londres, la ciudad que lo vió crecer, gobernar y lograrlo todo. Esto ocurrió mientras se encontraba en su grandiosa mansión victoriana, en Buckinghamshire, el condado que también albergaba la mansión de su amigo Nathan Rothschild.

 

Cuando murió, la reina Victoria no se encontraba en Londres. A su regreso, al ver la tumba del grandioso hombre, ordenó poner sobre ella una estatua con el siguiente grabado. “A la querida y honrada memoria de Benjamin, Conde de Beaconsfield, está dedicado este monumento por su agradecida soberana y amiga Victoria R. I.”, junto con esta cita bíblica: “Los labios justos complacen a los reyes; éstos aman a quien habla con rectitud” (Proverbios XV1, 13).

 

Benjamín Disraeli es uno de los personajes más reconocidos de su tiempo, siendo todavía recordado como uno de los mejores Primer Ministros, por sus importantes logros políticos e históricos para Inglaterra.

PERIODICO DIGITAL

La editorial se renueva

cada 15 días

EDITORIAL DEL 15 DE OCTUBRE

NEWSLETTER

NO SE PIERDA LAS NOTICIAS SOBRE EL MUNDO Y LA COMUNIDAD



    IN MEMORIAM Z”L

    Comunidad Sefaradí

    • Sr. Oscar Chiquillo Bendavid ben Sara Z”L

     

    Comunidad Bet El

    • Sr. Isi Gregor Liaskowsky Z”L
    • Sra. Sara Yutkewich de Behar Z”L
    • Sra. Sara Greenblatt Sklaver Z”L
    • Sra. Laura Gancz de Zeichner Z”L
    • Sra. Adela Berlinsky de Portman Z”L

     

    Comunidad Monte Sinaí

    • Sr. Natalio Hambra Dana Z”L
    • Sr. Alfredo Zaga Hazan Z”L
    • Sra. Lily Agami Philossoph vda. de Bazbaz Z”L