Autor: Eli Suli

 

A mediados del siglo XIX, los sefaradím habían sido el primer grupo de judíos en llegar a Shangai. En su mayoría eran comerciantes originarios de Irak, y entre ellos estaban la familia Sasson y la familia Kadoorie, quienes construyeron varias sinagogas en Shanghái y Hong Kong en memoria de sus padres.

Pero hubo un joven llamado Silas Hardoon, que había nacido en 1851 en una familia pobre en Bagdad, y que luego se mudaron a Bombay, hoy Mumbai. Cuando sus padres allí murieron, el joven Silas Hardoon quedo huérfano, entonces fue llevado a Shangai en 1968 por la familia Sassoon, para ayudarlos en la administrar sus negocios de bienes raíces. Este joven capaz y muy inteligente, pronto mostro un especial talento en bienes raíces, y estableció su propia compañía, de la que obtuvo grandes ganancias al invertir en bienes raíces que estaban en auge en la ciudad. Su negocio inmobiliario personal se convirtió en una gran empresa, que ya contaba con valiosos terrenos a lo largo de la avenida Nanking Road, la vía comercial de moda de Shanghái, una zona comercial comparable a la Quinta Avenida de Nueva York.

Pero sucedió algo extraño e inesperado: La historia cuenta que Aharon, el padre de Silas Hardoon, se le apareció en un sueño y le pidió que construyera un Bet Hakneset. Como Silas se había alejado mucho de sus raíces religiosas, quería hacer algo en honor a sus antepasados. Entonces, en un aparentemente acto de locura, mando a construir una enorme e impresionante sinagoga. Hardoon quien era un magnate de los negocios, y completamente asimilado, encargó la espaciosa sinagoga llamada “Beth Aharon”, durante la última década de su vida, aunque esta nunca se llegó a usar. La sinagoga se terminó de construir en 1927, y la llamo en memoria de su padre, Aharon. Incluso, en 1927, el periódico ingles North China Dayly News, informo acerca de la inauguración de la sinagoga, describiéndola como “una impresionante obra arquitectónica distinta a Shangai” La sinagoga contaba con doscientos cincuenta y dos asientos, una gran cocina y un enorme comedor, pero permaneció vacía durante catorce años. La filantropía de Hardoon también se había extendido a niños de todas las razas. Él y su esposa adoptaron a once niños extranjeros, algunos de ellos judíos, que habían sido abandonados por familias rusas pobres cuando huyeron de la revolución bolchevique en 1917. Silas Hardoon falleció antes de la guerra, sin embargo, nunca se imaginó que su aportación a la tradición judía de su padre, albergaría a toda una Yeshivá para poder estudiar la Torá allí durante el Holocausto.

El propio Hardoon no tenía ningún interés en el estudio del Talmud, y menos en hacer una Yeshivá.

En el momento de su muerte en 1931, Hardoon tenía fama de ser el extranjero más rico del este de Asia.

Cuando en 1941, en plena Shoá, la famosa Yeshivá Mir huyó del continente europeo a través del ferrocarril transiberiano, que llevó a casi 2,000 entre alumnos y maestros hasta el Lejano Oriente, pasando por Kobe, Japón, entonces llegaron a Shangái.

¿Pero el problema era en dónde podían ubicar a toda la Yeshivá? Entonces les informaron que existia una sinagoga muy grande que había sido construida hacia catorce años, sin embargo, nunca fue utilizada y estaba abandonada. Pero ahora de repente, se ocupó la sinagoga, y esta se convirtió en una gigantesca Yeshivá.

Increíblemente en la sinagoga había exactamente 252 asientos, y precisamente fueron 252 entre alumnos y maestros los que habían llegado a instalarse allí. Incluso las cocinas servían para alimentar a los necesitados. Su amplio y elegante interior se convirtió entonces en un Beit Midrash, una sala de estudio donde las palabras de la Torá se volvieron más preciosas en esos tiempos difíciles.
Fue tanta la fuerza y el empeño que pusieron todos los alumnos y rabinos que, su valor potencial como líderes de la Torá aumentó considerablemente.

Muchos de los jóvenes que allí estudiaron, luego dijeron que, “no hubo una época en la Yeshivat Mir como cuando estuvieron en Shangai”. “La famosa Yeshivat Mir brilló en Mir, en Jerusalem y en Estados Unidos, pero en Shangai mucho más”.

Es por eso por lo que, no es sorprendente que varios de los principales rabinos de esa generación, tanto en Estados Unidos como en Israel, hayan sido de los que estuvieron en Shangai. Cuando la guerra acabó, y tras la rendición de Japón, en agosto de 1945, comenzaron a partir en pequeños grupos, pero la mayoría de los miembros de la Yeshiva pudieron partir hacia EE, UU recién a finales de 1946.

¿Pero qué sucedió con la sinagoga Beth Aharon de Shangai luego de que toda la Yeshivá se fuera cuando acabo la guerra? La sinagoga se cerró en 1949, permaneciendo vacía hasta 1986, que fue demolida para construir allí un edificio de 22 pisos.

¿A esto se le puede llamar una locura de Silas Hardoon o realmente fue la “Hashgaja Pratit” “Providencia Divina” que estaba preparando un sitio para albergar a todo el plantel de la Yeshiva?

No hay leyes de causa y efecto, sino que hay continuamente dictámenes de DI-s por “Providencia Divina”, que constantemente nos van guiando y nos van acompañando en el camino.

Desde el escritorio de la Editora

 Rosalynda Cohen

De las efemérides que corresponden del 1° al 15 de febrero, es sin duda Tu B’Shvat, el Año Nuevo de los árboles, una importante, que cae el día 15 del mes judío de Shvat y que corresponde al 5 de febrero del año en curso.

 

 

EDITORIAL DEL 1 DE FEBRERO

 

NEWSLETTER

NO SE PIERDA LAS NOTICIAS SOBRE EL MUNDO Y LA COMUNIDAD

    IN MEMORIAM Z”L

     

    • Sra. Mary Sarfati Mizrahi Z’L
    • Maty Finkelman de Sommer Z’L
    • Victoria Chicurel Franco Z’L
    • Andrés Cohen Barki Z’L
    • Abraham Lañado Zaga Z’L
    • Isaac Nehmad y Harari Z’L
    • Jacobo Elías Dabbah Kanan Z’L
    • Isaac Krumholz Margolis Z’L
    • Sara Ossi Yanvsky Z’L
    • María Meta vda. de Tawil Z’L