Autor: Eli Suli

A través de la historia, hubo muchos debates acerca de cuál es la verdadera religión, sin embargo, la disputa más famosa de todos los tiempos fue la de Rabi Moshe ben Najman, conocido como Najmanides o con el acrónimo de “Ramban”, y en el cual, todos los detalles fueron registrados por el mismo, detallando lo sucedido día tras día, durante toda la controversia. En el año 1263, Pablo Cristiani, un judío bautizado, quien se había unido a la orden de los dominicos, planeo la conversión por la fuerza de todos los judíos de Aragón, y para esto, convenció a las autoridades a forzar un debate religioso contra los judíos, en el que se sentía seguro de la victoria. Entonces, el rey Jaime I de Aragón “El Conquistador”, convoco a Najmanides, quien en esa época era la máxima autoridad religiosa judía en el mundo, y que, para la disputa tuvo que trasladarse desde Gerona, donde él vivía, hasta Barcelona. El debate se prolongó desde el 20 de julio hasta el 8 de agosto de 1263, y conto con la presencia de toda la corte real, así como varios dignatarios eclesiásticos, encabezados por Raimundo de Peñafort, quien era confesor del rey, y por supuesto, por el judío hereje Pablo Cristiani. Esta disputa, se llevó a cabo en el palacio real mayor de Barcelona, así como en la puerta de la catedral, puesto que el Ramban se negó a entrar a la iglesia. Entonces se discutieron cuatro temas. Pero el punto principal a debatir era, si verdaderamente el Mashiaj ya había llegado o no. Previo a la contienda, Najmanides solicito que lo dejaran expresarse libremente y sin censura. El rey acepto su pedido, siempre y cuando no se denigrara al cristianismo.

Comenzando la discusión, los cristianos trataron de probar que Jesús era el mesías, basándose en algunos Midrashim. Entonces le preguntaron a Rabi Moshe, ¿por qué los judíos no creían en Jesús? El Ramban entonces refuto todos sus argumentos, y respondió contundentemente que, “si los mismos judíos de aquella época, quienes lo habían visto y oído personalmente, y no creyeron en él, sino que permanecieron siendo judíos fieles, entonces cómo pueden ustedes pretender ahora, mil doscientos años más tarde, que nosotros creamos en él”. El segundo tema de la disputa fue si el mesías ya había llegado. En respuesta a la creencia cristiana de que Jesús es el mesías, y que este ya había llegado, Rabi Moshe cito varios pasajes del Tanaj, que afirman que el Mashiaj traerá paz al mundo, sin embargo, en lugar de que hubiera paz, las naciones cristianas derramaron más sangre que ningún otro pueblo en el mundo. En otro punto del debate, el Ramban logro demostrar de qué la creencia cristiana en la Trinidad y el nacimiento de Jesús no podía llegar a ser creíble por alguien racional, ya que la Trinidad constituye una abierta idolatría, porque implica la creencia en tres dioses. Por otro lado, el hecho de que una virgen dé a luz, es completamente ajeno a toda lógica y a la naturaleza. En otro de los temas de la controversia, los cristianos argumentaron que la humanidad estaba condenada al infierno, debido al pecado de Adam y Eva, y que solo el hecho de creer en su salvador podía ayudarlos a salvarlos. Najmanides entonces argumento que esa afirmación no podía ser probada, porque cualquiera puede decir lo que sea con respecto al otro mundo, por lo tanto, la creencia o no en su salvador, no cambia el sufrimiento ni la muerte decretada sobre la humanidad en este mundo. Por otro lado, “ni siquiera los profetas han podido creer que, el supuesto creador de los cielos y la tierra se convirtiera en carne dentro del vientre de una mujer judía, para desarrollarse allí dentro durante 7 o 9 meses, y luego venir a este mundo como un recién nacido y llegar a adulto, para luego ser entregado a sus enemigos, condenado a muerte y ajusticiado, y todo con el fin de resucitar y volver nuevamente a su estado divino originario”. Tales afirmaciones son incomprensibles tanto para la razón de un judío, así como para cualquier mente humana. Al término del debate, el rey le entrego en compensación al Ramban, la cantidad de trescientas monedas de oro. Sin embargo, ese no fue el final de la historia. Una semana después del debate, estando Rabi Moshe ben Najman en Shabat, en la sinagoga mayor de Barcelona, se presentó allí el rey Jaime I, para dar un sermón sobre el cristianismo, la cual todos los judíos estuvieron obligados a asistir y a oír. Entonces, el rey les dijo a todo el Kahal presente que, “nunca había oído a alguien defender tan noblemente una causa injusta”. Por otro lado, el converso Pablo Cristiani al ver que no obtuvo el éxito esperado, se dirigió a Roma con la intención de convencer al Papa Clemente IV, de acusar al Talmud de blasfemo, afirmando que este contenía pasajes despectivos sobre Jesús y María. Eso provoco que, el Papa Clemente IV emitiera un decreto en el año 1264, el cual ordenaba recoger todas las copias del Talmud, para ser examinadas por los sacerdotes dominicos y franciscanos, y que justamente el apostata Fray Pablo Cristiani, era uno de sus miembros. Sin embargo, cuando unos años más tarde, el Ramban público en 1264 “La Disputa de Barcelona” en el “Sefer Havikuaj”, fue condenado a la hoguera, a pesar de contar con la protección del rey. Entonces el mismo Jaime I le aconsejo a Rabi Moshen ben Najman que huyera para salvar su vida. Najmanides entonces debió huir de Aragon, y permaneció escondido durante tres años en algún lugar de Castilla o del sur de Francia, para luego trasladarse al puerto de Aco, Israel, donde llego en el mes de Elul de 1267, a la edad de 70 años. Fue desde allí, donde escribió la famosa “Igueret HaRamban” “La Epístola del Ramban”, que envió a su hijo Najman de “Aco a Catalunya”. Luego se trasladó a Jerusalén para pasar allí Rosh Hashana, pero se dio cuenta que la ciudad estaba en una situación deplorable, debido a las cruzadas y a los egipcios mamelucos que la habían conquistado. Incluso no encontró allí ninguna sinagoga en oficio, y apenas pudo conseguir un Minian para Shabat en una casa particular perteneciente a unos pobres judíos tintoreros. Rabi Moshe entonces hizo traer un Sefer Tora desde la ciudad de Shejem, y convirtió su casa en Ir Hatika (Ciudad vieja) en una sinagoga, que hasta el día de hoy prevalece, y es una de las más antiguas de Yerushalaim, conocida como “la Jurva”, o la sinagoga del Ramban.

Esta escrito en el libro “Shalshelet Hakabalah” (año 1515) que el día que el Ramban partió de España, sus alumnos le preguntaron cómo podrían enterarse del momento de su muerte. Entonces Rab Moshe les contesto: “El día de mi muerte aparecerá una grieta en la tumba de mi madre, esa será la señal de que me abre ido al otro mundo”. Varios años después de que el Ramban hubiera salido de España, uno de sus alumnos descubrió una grieta en la lapida de la tumba de la madre de Rabi Moshe ben Najman, y de esa manera supieron de su fallecimiento el 11 de Nisan de 5070 (1270)

 

 

Desde el escritorio de la Editora

 Rosalynda Cohen

Después de un periodo de tres años debido a la pandemia del covid 19 se reanuda la Marcha de la vida.

 

                      

EDITORIAL DEL 15 DE MAYO

 

NEWSLETTER

NO SE PIERDA LAS NOTICIAS SOBRE EL MUNDO Y LA COMUNIDAD



    IN MEMORIAM Z”L

     

    • Sra. Judith Oleszcovski de Sulkin Z’L
    • Sr. Eduardo Zaga Hop Z’L
    • Sr. Jacobo Barin Yusim Z’L
    • Sr. Jaime Shamosh Abadi  Z’L
    • Sr. Shlomo Kalach Kababie Z’L
    • Sr. Mayer Cohen Fallena Z’L
    • Sr. Samuel Zaltzman Grishevich  Z’L