Un nuevo descubrimiento de la Universidad de Tel Aviv logró cultivar variedades de tomates con mayor eficiencia en el uso del agua sin comprometer su calidad.

Los investigadores, empleando la tecnología de edición genética CRISPR, pudieron cultivar tomates que consumen menos agua y al mismo tiempo preservan el rendimiento y el sabor.

La investigación se llevó a cabo en los laboratorios del Prof. Shaul Yalovsky y el Dr. Nir Sade y fue dirigida por un equipo de investigadores de la Facultad de Ciencias Vegetales y Seguridad Alimentaria de la Facultad Wise de Ciencias de la Vida de la Universidad de Tel Aviv.

Los investigadores explican que, ante el calentamiento global y la disminución de los recursos de agua dulce, existe una demanda creciente de cultivos agrícolas que consuman menos agua sin comprometer la calidad. Naturalmente, al mismo tiempo, debido a que los cultivos agrícolas dependen del agua para crecer y desarrollarse, resulta particularmente difícil identificar variedades de plantas adecuadas.

En el presente estudio, los investigadores indujeron una modificación en el tomate mediante edición genética utilizando el método CRISPR, dirigido a un gen conocido como ROP9.

Desde el escritorio de la Editora

 Rosalynda Cohen

La presente edición contiene un articulo especial del historiador israelí, intitulado “Gana la batalla; Pierde la guerra”, un espacio de reflexión cuya lectura es ampliamente recomendada.

EDITORIAL DEL 1 DE ABRIL

NEWSLETTER

NO SE PIERDA LAS NOTICIAS SOBRE EL MUNDO Y LA COMUNIDAD

    IN MEMORIAM Z”L

    • Sra. Renee Karina Revah Donath  Z”L
    • Sra. Sinyora (Jenny) Levi de Palti Z”L
    • Sra. Jaime Cory Calomiti Z”L